El síndrome de la alfa-galactosa (SGA) es una reacción alérgica a la carne roja y a otros productos derivados de animales (como los productos lácteos o la gelatina) que contienen la molécula de carbohidrato galactosa-alfa-1. Esta molécula de azúcar no se encuentra en el pescado, los reptiles, las aves o las personas.

Causas

Alpha-gal syndrome can cause an allergic reaction to red meat.
El síndrome de la alfa-galactosa (SGA) es una reacción alérgica a la carne roja

El SGA se debe generalmente a la picadura de una garrapata Lone Star. Por lo que sabemos, las garrapatas que causan el síndrome de alfa-gal transportan moléculas de alfa-gal de la sangre de los animales que han picado. Cuando una de estas garrapatas pica a un humano, la garrapata inyecta alfa-gal en el cuerpo de la persona.

Las garrapatas Lone Star se han concentrado históricamente en los estados del sureste, pero poco a poco se están abriendo paso en otras regiones, en particular en el centro del país, afectando a estados como Missouri y Kansas. Desgraciadamente, a medida que los veranos son más calurosos y duran más, la temporada de garrapatas en Missouri también se hace más larga y severa, según los investigadores de Missouri e Illinois.

Las picaduras de niguas y otras garrapatas también pueden causar este síndrome. Es importante tener en cuenta que no todas las personas que son picadas por una garrapata Lone Star contraerán el SGA, pero las que están expuestas a muchas picaduras de garrapata a lo largo del tiempo pueden desarrollar síntomas más graves.

Síntomas

Los síntomas del síndrome de alfa-gal incluyen: urticaria o sarpullido con picazón, náuseas, vómitos, ardor de estómago, indigestión, diarrea, dolor de estómago, mareos, dolores de cabeza, secreción nasal, estornudos, dificultad para respirar, tos, descenso de la presión arterial o hinchazón de los párpados, los labios, la garganta y/o la lengua, o incluso anafilaxia. Como la mayoría de las otras alergias, las reacciones pueden ir de leves a graves. 

Los síntomas suelen aparecer entre 2 y 6 horas después de la ingestión de productos que contienen alfa-gal. No todas las personas que desarrollan el síndrome del alfa-gal tendrán reacciones alérgicas a todos los ingredientes que contienen alfa-gal. Algunas personas podrán tolerar los productos lácteos con alfa-gal sin ningún problema, mientras que otras pueden ser más sensibles al mismo.

Prevención

Una forma de evitar el contacto corporal con una garrapata es mantenerse alejado de las zonas de hierba y bosque.

La mejor manera de disminuir el riesgo de contraer el síndrome alfa-gal es evitar en lo posible las picaduras de garrapatas. Una forma de evitar el contacto corporal con una garrapata es mantenerse alejado de las zonas de hierba y bosque, donde las garrapatas se encuentran en mayores concentraciones. Otra medida preventiva es llevar: pantalones largos metidos dentro de los calcetines, camisetas de manga larga, zapatos cerrados, gorras, guantes, ropa tratada con insecticida y repelente de insectos. 

Después de participar en actividades al aire libre, también es aconsejable revisar la ropa, los zapatos y todo el cuerpo en busca de garrapatas. Dúchese con una toallita, que puede eliminar las garrapatas no adheridas. Las garrapatas también pueden pegarse a las mascotas, por lo que es importante revisarlas también. 

Si encuentra una garrapata clavada en su piel, asegúrese de retirarla con unas pinzas de punta o con una herramienta adecuada para retirar garrapatas (no con las uñas), y tenga cuidado de no apretarla o aplastarla, ya que al hacerlo puede provocar que se rompa en trozos más pequeños (dejando posiblemente la cabeza incrustada en la piel), que suelte más saliva o que vacíe el contenido de su estómago en la herida de la picadura.Por estas mismas razones, es aconsejable evitar trucos cómo aplicar diferentes productos químicos domésticos en el lugar y prender fuego a la garrapata. Después de retirar la garrapata, aplique un antiséptico y tírela.

En conclusión...

El síndrome de alfa-gal es una alergia incurable que puede afectar a cualquiera. Los habitantes de las regiones del sureste y del centro de Estados Unidos que pasan mucho tiempo al aire libre son más susceptibles. Aunque por el momento se desconoce el porcentaje exacto de personas con alfa-gal, los expertos estiman que se trata de alrededor del 1-2% de la población adulta. Afortunadamente, hay muchas medidas preventivas que podemos tomar para disminuir el riesgo de contraerlo.

Similar Posts